2019 · 10 · 01

Fotogalería: Palestina y sus animales en imágenes

La artista Ruth Montiel Arias visitó recientemente Palestina, donde pudo conocer el trabajo de la Palestinian Animal League (PAL), única organización palestina de protección animal, y la situación que viven los animales en territorios hostigados por el ejército de Israel y por la ocupación de los colonos israelíes.

El Santuario Daily Hugz, situado cerca de la ciudad palestina de Nablus, fue creado por Maad Abu-Ghazalah en el año 2014. Uno de los habitantes del santuario comiendo feliz antes de caer la noche en el recinto.

En Daily Hugz no solo reciben y cuidan a animales explotadas o abandonadas, sino que también hacen jornadas de puertas abiertas para niñas y niños, con el fin de que convivan con los animales y aprendan a plantar y recolectar en el huerto. Una voluntaria extrae las garrapatas de un perro de dos meses que acaba de llegar.

Un perro en lo alto de un muro

En el santuario conviven en estos momentos 27 perros y 7 burros, que son cuidados y atendidos por tres voluntarios permanentes. Una de las habitantes del santuario observando desde lo alto de las instalaciones.

Ahlam Tarayra, directora ejecutiva del Palestinian Animal League (PAL)

Ahlam Tarayra es la directora ejecutiva del Palestinian Animal League (PAL), organización local de defensa animal que opera en los territorios ocupados de Palestina. Ahlam también trabaja como directora ejecutiva para MUSAWA, centro palestino por la independencia judicial y por la profesión legal, además de con asociaciones de mujeres.

Niña en Palestina

PAL trabaja con la población local y, en particular, con niñas y niños, ya que al tener como objetivo conseguir justicia tanto para las personas como para los animales considera que estos desafíos están interrelacionados y que pueden y deben ser abordados en conjunto. Una niña viajando con una cría de gato dentro de un camión en la ciudad de Ramala.

Ahmad Safi, fundador del Palestinian Animal League (PAL)

Ahmad Safi es el fundador del Palestinian Animal League (PAL). Palestino refugiado, es activista por los derechos de los animales y del veganismo. Es creador de una red de trabajo con grupos de solidaridad alrededor del mundo para ayudar a liberar animales en Palestina a través del empoderamiento de la población, principalmente jóvenes, niñas y niños.

Gato siendo tratado por un veterinario

En las instalaciones de Palestinian Animal League (PAL), situadas en la ciudad de Ramallah, se recibe todos los días a voluntarias que no solo conviven y cuidan a los animales, sino que también proceden a esterilizar, vacunar, desparasitar y curar a todos los que que allí llegan. Una cría de gato rescatada de la calle es vacunada y desparasitada por uno de los veterinarios voluntarios del PAL.

Dr. Belal, profesor de veterinaria en la Universidad de Al Najah, en Nablus

Dr. Belal es profesor de veterinaria en la Universidad de Al Najah, en Nablus. Es el veterinario principal del PAL y formador del resto de veterinarios que conformar el equipo de la organización.

Probetas en un laboratorio

En la Universidad de Al Najah se encuentra la única Facultad de Veterinaria de toda Palestina, que convive con la Facultad de Agricultura, donde existe, entre otras, la especialidad de producción y salud animal.

Una cabra en un establo

Uno de los proyectos que se están gestando en la Universidad de Al Najah es la construcción de un hospital veterinario cerca de Nablus. En la imagen, uno de los corderos que se encuentran en las instalaciones universitarias.

Una vaca en un establo

El Dr. Belal explica que en la Segunda Intifada los animales de la Universidad fueron blanco de los ataques de los militares israelíes por la cercanía de las instalaciones con la frontera. Muchos de ellos murieron. Una vaca descansa a la sombra en la granja universitaria.

Libros sobre veterinaria en árabe

En la Universidad de Al Najah se genera y edita contenido sobre cuidados animales que se pone a disposición de todo el alumnado, así como del profesorado, el resto de la comunidad universitaria y visitantes.

Burro en un terreno

Los burros son animales considerados de carga, que suelen usarse para el transporte de turistas en zonas en las que no se puede acceder con vehículos a motor. Estos animales suelen pasar todo el día bajo el sol esperando su turno de trabajo, ya que en zonas controladas por el ejercito israelí no permiten, por ‘seguridad’, ninguna instalación. Burro atado en una piedra en la entrada del camino al monasterio del Monte de las Tentaciones, en la ciudad de Jericó.

Cartel anunciando atracciones con camellos

El Mar Muerto es otro de los lugares de turismo imprescindibles para Palestina que son explotados por Israel. No faltan las atracciones con animales, en este casos, camellos. Los animales pasan todo el día en las instalaciones para que los turistas los fotografíen o se monten en ellos a dar unos pocos pasos en el pequeño espacio al que están reducidos.

Un caballo en una calle de Palestina

Los caballos también son animales utilizados como carga, como los burros. En esta ocasión su uso es comercial, transportando de un lado a otro grandes cantidades de productos y materias. Desde PAL se promueve su cuidado, ya que las restricciones de maquinaria y el alto precio de la gasolina impiden vetar su uso. 

Arte urbano sobre animales en el muro fronterizo con Israel

Los muros israelíes cortan y diseccionan todo el territorio palestino y están en todo momento vigilados por soldados armados israelíes. En la ciudad de Belén el arte urbano se apropió de estas moles de cemento, que pueden llegar a medir nueve metros de alto, para dar lugar a reivindicaciones políticas en las que también hay menciones a los animales.

Gato callejero en Palestina

Una de las ciudades ocupadas donde es más evidente el hostigamiento palestino es en la ciudad de Hebrón, donde los colonos se han apropiado de calles principales, echando a sus habitantes palestinos y condenando el lugar a espacios de degradación y basura. Aquí es donde muchos gatos se refugian, aunque sin poder evitar ataques como el de los niños colonos, que es común les disparen con sus pistolas de aire comprimido.

Gatito en las manos de un veterinario de Palestina

Es muy habitual ver como la población palestina rescata animales de las calles. En zocos, cruzando los check-point israelíes, en zonas rurales o enfrente del propio palacio de la Autoridad Palestina, como es este caso. Un grupo de hombres no duda en parar el tráfico para rescatar a un gatito que se ha colado dentro del motor de un vehículo en movimiento. El animal tuvo un final feliz ya que fue adoptado por uno de sus rescatistas.

Ver: Conozca el trabajo de la Palestinian Animal League (PAL)

Fuente: Ruth Montiel Arias, El Diario España