2019 · 09 · 16

¿Qué tiene Israel que lo hace tan atractivo para antisemitas, fascistas y racistas como Trump, Bolsonaro y Duterte?

Israel es una prueba de que cualquier grupo de personas, incluidos los judíos, puede, dado el adecuado conjunto correcto de circunstancias, convertirse en racistas y fascistas .

El racismo no se hereda biológicamente. Es un producto de la sociedad, no de la genética. Así como los alemanes de hoy no han heredado un gen de Hitler, lo mismo ocurre con los judíos israelíes. No han heredado la capa de los judíos oprimidos de Europa, pero lo que Israel ha hecho es transformar la imagen tradicional de los judíos de oprimidos a opresores.

En una entrevista reciente, Norman Finkelstein citó a Ze'ev Sternhell, exprofesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, sobreviviente del gueto nazi de Przemyśl en Polonia en su infancia y una autoridad mundial sobre el fascismo.

Según Sternhell, los fascistas y antisemitas entre los que incluyo a Trump, no vemos a Israel como judío. El sueño sionista siempre fue crear una nación como todas las demás naciones. Lo lograron demasiado bien. La nación de colonos que crearon es la más derechista y racista de cualquier nación en la Tierra.

Israel es el único Estado, salvo Liberia, donde Donald Trump es más popular que impopular. Mientras que los judíos fueron vistos históricamente como flojos, intelectuales, cosmopolitas, eruditos, artistas, sediciosos y de izquierda, Israel es visto como un Estado guerrero, una fortaleza militar. El arquetipo judío eran Woody Allen, Franz Kafka, Einstein y Marc Chagall. Para Hitler, el judío arquetípico era Karl Marx. El arquetípico judío israelí es un fanático racista que se deleita en el asesinato.

Israel, según el líder fascista holandés Geert Wilders, es la primera línea en la batalla para defender la civilización occidental. Es admirado por todos los líderes fascistas o de extrema derecha en el planeta, desde el brasileño Bolsonaro hasta el presidente filipino amante de Hitler, Duterte.

En Gran Bretaña, son la Liga de Defensa Inglesa y la Alianza de Fútbol de Lads de de Tommy Robinson las que desfilan con banderas israelíes. Tommy Robinson y Katie Hopkins admiran a Israel y la forma en que combate al "islam". Así lo entiende Katie Hopkins cuando justifica el ataque con bomba contra refugiados que apoyan a judíos en Pittsburgh y al mismo tiempo proclama su inquebrantable devoción al Estado israelí.

No culpes a Trump, escribió Hopkins con respecto al tiroteo en Pittsburgh. Más bien, "Mira al Gran Rabino y su apoyo a la migración masiva a través del Mediterráneo", escribió. “Allí encontrarás tus verdades. "

Como dice Finkelstein, Israel no es simplemente un Estado de extrema derecha sino un país de extrema derecha. No se trata simplemente de un Gobierno de extrema derecha sino de una ciudadanía de extrema derecha. Israel no tiene izquierda. Israel no tiene centro, tiene una derecha, extrema derecha y aún más derecha.

Lo que atrae de Israel a la extrema derecha es que es un Estado etno-nacionalista. Es por eso que el fundador neonazi de la extrema derecha Richard Spencer se describió a sí mismo como un sionista blanco y apoyó la Ley del Estado de la Nación Judía de Israel.

Israel representa el tipo de Estado, un Estado etno-nacionalista, que Spencer, Trump y Bannon están tratando de construir en los Estados Unidos. Israel proporciona el modelo. Está tratando de deportar a miles de refugiados porque no pertenecen al grupo étnico mayoritario en Israel y por lo tanto amenazan la identidad judía de Israel.

Finkelstein describió a Israel como una nación de asesinos y no está muy equivocado. Cuando tienes una manifestación en Tel Aviv en el medio del ataque a Gaza en 2014 que coreó "no habrá escuelas en Gaza mañana, no quedan niños", es decir, alardear de la cantidad de niños asesinados por Israel, entonces te das cuenta de que esta no es una nación normal sino un Estado colonial de conquistadores con todo lo que eso conlleva. Ver israelíes de extrema derecha celebran la muerte de niños de Gaza

***

El siguiente artículo es de un sionista, Efraim Zuroff, del Centro Simon Wiesenthall. Incluso a él le resulta difícil soportar la alianza abierta entre Israel y los regímenes de extrema derecha y antisemitas en la Europa hoy.

La vergonzosa política de Israel sobre los temas del Holocausto en Europa del Este

Bibi, cuando visites países que ya no tienen judíos, tal vez no alabes el primer verso que te reciten sobre cuánto han luchado contra el antisemitismo desde la guerra.

Times of Israel 27 de agosto de 2019,

El viaje del primer ministro Netanyahu a Ucrania a principios de la semana pasada es otra oportunidad para evaluar las relaciones de Israel con las nuevas democracias poscomunistas del este de Europa y especialmente aquellas con un pasado de participación en el asesinato masivo sistemático de judíos que sucumbieron en el Holocausto. A este respecto, Ucrania en los últimos años ha sido uno de los peores delincuentes en términos de distorsionar la historia del Holocausto y glorificar a las personas que colaboraron con los nazis en la implementación de la Solución Final.

El deterioro de la situación local está directamente relacionado con la política y el conflicto con Rusia por la anexión de Crimea en 2014 y la insurgencia en curso en el este de Ucrania. Así, por ejemplo, en mayo de 2015, el Parlamento ucraniano aprobó un paquete de leyes, una de las cuales prohíbe las críticas a quienes lucharon por la condición de Estado ucraniano en el siglo XX, a pesar de que es indiscutible que las milicias establecidas en 1941 por la Organización de los nacionalistas ucranianos (OUN), uno de los movimientos más importantes que buscaron alcanzar la condición de Estado, participaron activamente en la ola de violencia antijudía que azotó el oeste de Ucrania durante las semanas posteriores a la invasión nazi de la Unión Soviética en junio de 1941. En De hecho, según el historiador del Holocausto sueco Per Rudling, la investigación más reciente sobre la participación de la OUN en estas acciones indica que participaron en el asesinato de al menos "miles, quizás incluso decenas de miles, de judíos".

Este es solo un detalle pequeño, pero altamente indicativo, de los numerosos pasos dados por las instituciones e historiadores ucranianos para blanquear la participación a gran escala de sus compatriotas en los crímenes del Holocausto. El país está lleno de monumentos y estatuas dedicadas a los colaboradores nazis ucranianos y los desfiles de antorchas para honrar a los líderes de la OUN y el UPA (Ejército Insurgente de Ucrania, que se desarrolló a partir de la OUN) son un acontecimiento común. Las calles llevan el nombre del líder de la OUN, Stefan Bandera, cuyo cumpleaños fue recientemente declarado feriado nacional. Además, bastantes monumentos conmemorativos del Holocausto han sido desfigurados o destrozados en los últimos años y ningún perpetrador de tales crímenes, ni ningún otro acto antisemita, ha sido procesado, y mucho menos condenado y castigado, desde que Ucrania logró la independencia con la caída de la Unión Soviética.

La pregunta es cómo debería responder Israel, si es que lo hace, a estos pasos y en qué medida la distorsión del Holocausto afecta las relaciones ucranianas israelíes. A diferencia de la situación en otras nuevas democracias poscomunistas, donde, en su mayor parte, nuestros embajadores se han abstenido de involucrarse en asuntos históricos, nuestro nuevo embajador en Kiev, Joel Lion, ha criticado las iniciativas para honrar a los perpetradores del Holocausto al menos en tres ocasiones, y lo ha hecho al menos en un caso con el embajador polaco, ya que el "héroe" en cuestión también estuvo involucrado en el asesinato de polacos.

En retrospectiva, ahora estamos en condiciones de evaluar la política israelí actual con respecto a la distorsión del Holocausto, luego de la visita de estado del Primer Ministro Netanyahu a Kiev. Es triste decirlo, pero me recordó fuertemente su viaje en septiembre pasado a Lituania, otro principal criminal en lo que respecta a los asuntos relacionados con el Holocausto. De hecho, durante muchos años, Lituania fue el país más activo en iniciar los principios cardinales de la distorsión del Holocausto, es decir, minimizar u ocultar la participación de los lugareños en los crímenes nazis, promoviendo la posibilidad de igualar entre crímenes nazis y comunistas, glorificando a los héroes antisoviéticos a pesar de su papel en la Shoah, y presionando para celebrar un día conmemorativo conjunto para todas las víctimas de los regímenes totalitarios, lo que haría superfluo el Día Internacional de Recuerdo del Holocausto. En lugar de llamar la atención sobre estas políticas problemáticas, Netanyahu elogió a sus anfitriones por la forma en que buscaban conmemorar la Shoah y, en buena medida, también elogió sus esfuerzos (relativamente inexistentes o en el mejor de los casos mínimos) para luchar contra el antisemitismo.

Este modus operandi se repitió exactamente en Kiev, que en los últimos años ha superado con creces a Vilna en su evidente distorsión del Holocausto y sus descarados intentos sistemáticos de falsificar totalmente la narrativa histórica de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto. Así, por ejemplo, en Babi Yar, el sitio de la mayor masacre del Holocausto, Netanyahu agradeció al Gobierno ucraniano sus esfuerzos para preservar la memoria del Holocausto y mencionó sus "inexistentes" esfuerzos en la guerra contra el antisemitismo. El periodista israelí Sam Sokol escribió en The Times of Israel acerca de la ironía grotesca de estos comentarios. En su análisis de la visita , señaló que Babi Yar puede servir como una excelente ilustración de la distorsión del Holocausto ucraniano, ya que los ucranianos buscan conmemorar a los miembros de OUN allí junto con las víctimas de la Shoah.

El líder flipino Duterte que se compara así mismo con Hitler, visita Yad Vashem

Si alguien está buscando un resquicio de esperanza en esta triste historia, al menos Netanyahu no estuvo de acuerdo en reconocer al Holodomor como un genocidio (que no era así) y mencionó varias veces a los "colaboradores nazis", aunque los ucranianos, así como los lituanos podrían intentar afirmar que el término también incluye a miembros del Judenrat y/o la policía judía en los guetos locales.

En resumen, la política israelí sobre cuestiones relacionadas con el Holocausto en la Europa Oriental poscomunista sigue siendo defectuosa y vergonzosa. Queda por ver, exactamente cómo se puede mejorar, un tema que espero abordar en un próximo artículo de opinión.

(El doctor Efraim Zuroff es el principal cazador de nazis del Centro Simon Wiesenthal y director de la Oficina de Israel del Centro y Asuntos del este de Europa).

Sobre el autor: Tony Greenstein es un judío antisionista y miembro fundador de la Campaña de Solidaridad con Palestina y judíos por el boicot de bienes israelíes. Es un activista antifascista de larga data y autor de A History of Fighting Fascism in Brighton and the South Coast.

Fuente Original: What is it about Israel that makes it so attractive to anti-Semites, fascists and racists such as Trump, Bolsonaro and Duterte? 

Fuente: Tony Greenstein, Azvsas / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)