2019 · 08 · 29

Los cristianos de Palestina condenan las demoliciones de casas por parte de las autoridades sionistas

Kairos, la organización ecuménica que agrupa a todas las iglesias cristianas de Palestina, ha emitido fuerte y categórica declaración donde condena los crímenes israelíes en contra de la población palestina bajo ocupación militar

Frente a la ola de demoliciones de los hogares palestinos y en especial en Jerusalén ocupada y sus alrededores, Kairos ha enviado una fuerte declaración condenando estos hechos que constituyen crímenes lesa humanidad y violan todos los convenios internacionales sobre la protección de la población civil bajo ocupación militar.

En esta declaración, Kairos palestina mostró su consternación e indignación frente a las atrocidades cometidas y que se siguen cometiendo todos los días, a pesar de las miles de denuncias y condenas de todos los países y las instancias legales y humanitarias de todos el mundo.

En todos los rincones de Palestina ocupada, las autoridades israelíes demuelen las casas de los palestinos, donde el derecho internacional  exige a la potencia militar ocupante que respete y conserve. En cambio, las autoridades israelíes, destacados por pisotear la legalidad y el derecho, hacen todo lo contrario: demuelen casas y confiscan tierras. Israel destruye los hogares palestinos para construir asentamientos ilegales sobre tierras militarmente ocupadas, según lo establecido por todos los estamentos y organismos de la legalidad internacional.

En el Negev, las casas de los beduinos palestinos fueron demolidas. En 2018, las autoridades israelíes demolieron 2775 viviendas en el Negev. La gente resistió y reconstruyó el poblado de al-Araqib, donde esta localidad fue demolida 145 veces y reconstruida 145 veces por los propietarios históricos de las viviendas. La comunidad palestina en el poblado Al Jahalin de Jerusalén Este bajo ocupación, sufrieron las mismas atrocidades.

En la localidad de Sur Baher, al este de Jerusalén, decenas de casas que han estado allí durante años han sido dinamitadas y demolidas. En Jerusalén, las casas fueron derribadas bajo el pretexto de no contar con permisos de Israel, a pesar de contar con los permisos legales de la Autoridad Palestina, artimañas llevadas a cabo para destruir la presencia palestina, reemplazar a la población histórica por colonos extranjeros y judaizar la Ciudad Santa.

Ayer en Beit Jala, una casa y un restaurante de una familia cristiana fueron demolidos después de una decisión judicial injusta. El tribunal israelí (que no tiene jurisdicción sobre los territorios ocupados) dictaminó que la tierra de esta familia cristiana, heredada de sus antepasados ​​de generación en generación, no era suya, y que su hogar no era suyo, y ordenó que los inmuebles fueran demolidos y la propiedad transferida a los colonos. Según el derecho internacional, estos territorios corresponden a “territorios ocupados”, donde la potencia militar ocupante no tiene jurisprudencia alguna para apropiarse de los bienes de la población bajo ocupación y los Convenios de Ginebra, claramente prohíben que la potencia militar de ocupación lleve a cabo destrucción de  bienes muebles o inmuebles, pertenecientes individual o colectivamente a personas particulares, al Estado o a colectividades públicas, a organizaciones sociales o a cooperativas, (Art. 53)

La casa, el hogar es el alma del ser humano, su primer derecho y anhelo sagrado y que no pueden ser destruidos por una injusta e inhumana decisión militar que carece de todo derecho legal y moral, señaló Kairos.

Fuente: Corresponsal de Palestinalibre.org en Jerusalén Ocupada