2019 · 07 · 17

Netanyahu, el gran superviviente de la política israelí

El político conservador superará a Ben-Gurión, padre fundador del Estado judío como el primer ministro más longevo en el puesto. También ha batido otras marcas positivas y negativas en el cargo. Su futuro político se decidirá en las elecciones de septiembre

Un hombre camina junto a un cartel electoral del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, (Oded Balilty / AP)

El próximo 20 de julio, Benjamin Netanyahu batirá el record de permanencia en el cargo de primer ministro que detentaba el fundador del estado de Israel, el laborista David Ben-Gurión. Son 13 años en lo más alto. El conservador ha sido capaz de sobrevivir a múltiples escándalos, crisis de gobiernos, conflictos internacionales. Y ha mantenido su fuerza electoral intacta. Pero, ¿cuál es su secreto?

Ben Gurion (1886-1974) primer ministro laborista, charla con Golda Meir, también primera ministra israelí

Ben Gurion (1886-1974) primer ministro laborista, charla con Golda Meir, también primera ministra israelí (NOINFORMADO / NOINFORMADO)

Gran orador, imagen de solidez, retórica antiestablishment

El secreto de su éxito

El convencimiento e imagen de seguridad que transmite le convierten en una máquina de ganar elecciones. Bushinsky, exasesor de Netanyahu lo explica a la agencia AP:“Él cree profundamente en sí mismo y en lo que está haciendo”. Sus habilidades de marketing son tan increíbles que puede argumentar una cosa y luego la contraria con la misma convicción. Es una forma de arte “

Además, “Bibi” Netanyahu es un orador talentoso tanto en inglés como en hebreo. Bushinski explica cómo cultiva una imagen mesiánica: “Piensa que él es el hombre correcto en el lugar correcto. Que salvará y llevará a Israel a un refugio seguro”.

Su retórica anti-establishment le emparenta con su aliado Donald Trump y ha calado entre sus electores, para lo cual no ha dudado en incitar la desconfianza contra la minoría árabe del país. Con su ley del Estado-Nación, sólo es el pueblo judío quien tiene derecho a la autodeterminación y el árabe deja de ser lengua oficial.

El presidente Donald Trump sonríe a Benjamin Netanyahu, después de proclamar el reconocimiento de su país a la soberanía  israelí sobre los Altos del Golán en marzo de 2019.

El presidente Donald Trump sonríe a Benjamin Netanyahu, después de proclamar el reconocimiento de su país a la soberanía israelí sobre los Altos del Golán en marzo de 2019. (Susan Walsh / AP)

Sus enemigos políticos han ido pasando. Él continúa

A nadie deja indiferente

Despierta tanta pasión entre sus seguidores como animadversión entre sus oponentes. Durante sus mandatos, la esperanza de una paz con el pueblo palestino se ha alejado. En ese tiempo, la izquierda laborista, un partido hegemónico durante las primeras décadas de vida de Israel, también se ha ido diluyendo. Sólo “Bibi” ha conservado su atractivo.

Bushinsky agregó: “Si los israelíes piensan que las cosas están bien, entonces, ¿por qué deberíamos cambiar un caballo ganador?”

El primer ministro más joven y con más años consecutivos

Detenta otros récords y no sólo positivos

Natanyahu lleva ganando elecciones desde que en 1996 se hiciera con su primera presidencia de gobierno ante el prestigioso laborista Shimon Peres, premio Nobel de la Paz. Con sólo 46 años, se convertía también en el primer ministro más joven de la historia de Israel. Este hijo de un historiador disfruta de otro récord: es el primer ministro en el poder más años de manera consecutiva.

Imagen de archivo en la que Zapatero recibe en Moncloa a Shimon Peres

Imagen de archivo en la que Zapatero recibe en Moncloa a Shimon Peres (Emilia Gutiérrez)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

También ha marcado registros negativos. Se trata del primer jefe de gobierno en funciones acusado de cargos criminales. En octubre el veterano político se enfrentará a una audiencia con el fiscal general de Israel, por cargos de soborno, abuso de confianza y fraude. Si se presentaran cargos formalmente, Netanyahu podría verse obligado a dimitir.

Próximas elecciones de septiembre

La oposición se organiza para evitar que se perpetúe en el poder

Su futuro político en el cargo se dirimirá en las próximas elecciones en Septiembre. Pese a ganar los comicios de este abril con su partido, el Likud, Netanyahu no fue capaz de generar una mayoría parlamentaria suficiente para poder ser investido en la Knéset, la asamblea judía.

El hartazgo de una parte de la sociedad israelí con “Bibi” ha llevado a que Ehud Barak, antiguo primer ministro izquierdista y militar de carrera haya abandonado su retiro para desafiar lo que él mismo define como “el liderazgo corrupto” del conservador en las futuras elecciones.

Miembros de la comunidad gay se hacen fotos con el exprimer ministro Ehud Barak  (14 de Julio 2019)

Miembros de la comunidad gay se hacen fotos con el exprimer ministro Ehud Barak (14 de Julio 2019) (Jack Guez / AFP)

Mano dura con Irán y con Hamas

Balance político

A diferencia de sus predecesores, este político de 69 años no ha dejado su huella al ganar una guerra o firmar un acuerdo de paz. Se ha resistido con orgullo a varias iniciativas de paz y ha permitido que los asentamientos de Cisjordania florezcan.

Benjamin Netanyahu, (izquieirda) junto a la Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton (centro), y el líder palestino Mahmud Abbas (derecho), en un encuentro en la localidad egipcia de Sharm El-Sheikh en 2010

Benjamin Netanyahu, (izquieirda) junto a la Secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton (centro), y el líder palestino Mahmud Abbas (derecho), en un encuentro en la localidad egipcia de Sharm El-Sheikh en 2010 (Alex Brandon / AP)

En su balance político se cuenta su intenso combate contra el programa nuclear de Irán y su politica a favor de mantener un muro fronterizo con los territorios palestinos. Este muro, levantado con el pretexto de la seguridad de los ciudadanos israelíes, ha tenido consecuencias nefastas para la vida de los palestinos. Como consecuencia, los rifirrafes con el movimiento islamista Hamas durante sus mandatos, han sido frecuentes.

Dinamitó los acuerdos de Oslo

Suficiente tiempo para ser incoherente

Tanto tiempo en el poder le han dado ocasión para mostrar algunas incoherencias. Ha escrito libros de contraterrorismo en los que predicó que nunca negociaría bajo amenaza, pero en 2010 como primer ministro liberó a más de 1.000 prisioneros a cambio de un solo soldado israelí cautivo.

Hombre de tono acerado en los discursos, Netanyahu ha mostrado una moderación relativa cuando se trata de usar fuerza militar. Durante el año pasado, se resistió a los llamamientos de sus votantes más radicales para atacar más duramente a los militantes de Gaza.

Si en algo ha sido coherente ha sido en su oposición a los acuerdos de Oslo, firmados en la capital noruega por Isaac Rabin y Yasir Arafat y auspiciados por Bill Clinton.

Isaac Rabin, Bill Clinton, y Yasser Arafat durante la firma de los Acuerdos de Oslo en la Casa Blanca, el 13 de septiembre de 1993

Isaac Rabin, Bill Clinton, y Yasser Arafat durante la firma de los Acuerdos de Oslo en la Casa Blanca, el 13 de septiembre de 1993 (LV)

Periodo de (relativa) paz y prosperidad

Divide y vencerás

Netanyahu a menudo se jacta de expandir los lazos de amistad con países que una vez rechazaron a Israel por su posición con el pueblo palestino, como los estados árabes que comparten la enemistad de Israel hacia Irán. Mientras tanto, rechazaba las demandas de un Estado palestino.

Anshel Pfeffer, columnista del diario Haaretz y autor de una biografía de Netanyahu, calificó al primer ministro como un “estratega político increíblemente bueno” que ha presidido un período de prosperidad y relativa tranquilidad.

Benjamin Netanyahu muestra una ilustración que  describe su preocupación por las ambiciones nucleares iraníes durante la 67ª sesión de la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2012.

Benjamin Netanyahu muestra una ilustración que describe su preocupación por las ambiciones nucleares iraníes durante la 67ª sesión de la Asamblea General de la ONU en septiembre de 2012. (Richard Drew / AP)

La legisladora de la oposición Tamar Zandberg opina que ha dejado un legado de conservadurismo y remata: “Si va a ser recordado por algo, será por su ociosidad.”

Netanyahu ha dicho a menudo que le gustaría ser recordado como el “protector de Israel”.

Los electores y los tribunales dirán si “Bibi” se retirará o seguirá batiendo marcas mientras modela la imagen e historia del Israel moderno.

Benjamin Netanyahu hace un mohin en su oficina presidencial

Benjamin Netanyahu hace un mohin en su oficina presidencial (Abir Sultan / AFP)

Fuente: La Vanguardia - España