2019 · 06 · 06

El plan de la derecha para deshacerse del Tribunal Superior de Israel

La extrema derecha quiere desafiar a la Corte Suprema de Israel para cumplir sus sueños anexionistas. Netanyahu quiere dominarla para asegurarse de permanecer en el trono. Para los palestinos, la anexión siempre ha sido un hecho en el terreno.

La presidenta de la Corte Suprema Esther Hayut (C) y los jueces de la Corte Suprema llegan para una audiencia en la Corte Suprema de Jerusalén, 14 de marzo de 2019. (Yonatan Sindel / Flash90)

Los ataques de la derecha al Tribunal Superior de Israel no habrían ganado terreno sin el apoyo personal del Primer Ministro Netanyahu. El objetivo es un intento de aprobar un proyecto de ley que no solo permitiría a la Knesset una nueva legislación de las leyes rechazadas por el poder judicial, sino que también evitaría que el Tribunal Superior interviniera en las decisiones administrativas del Gobierno, de los ministros y de la Knesset. Netanyahu quier evitar una revisión judicial de cualquiera de las leyes que tratan de protegerlo de ser procesado por los diversos escándalos de corrupción en los que está involucrado.

La derecha habla abiertamente de la necesidad de "gobernar" en términos generales, así como de la necesidad de desmantelar la "dictadura del Tribunal Superior" para "devolver el poder al pueblo". Pero en ninguna parte está la llamada "gobernanza" más relevante que en el área sobre la cual Israel ha estado tratando de ocultar su Gobierno durante 52 años: los territorios ocupados.

La gran paradoja

Una de las dos leyes que Netanyahu destacó como razones para aprobar es una "ley de anulación del tribunal" está directamente relacionada con los territorios ocupados: un proyecto de ley que pide la pena de muerte para los palestinos asesinos convictos de civiles y soldados israelíes, y otro proyecto de ley que permitiría a Israel deportar a las familias de esos palestinos. Está claro por qué Bezalel Smotrich, del partido Derecha Unida, hizo del proyecto de ley de anulación una condición central de las actuales negociaciones de coalición con el primer ministro. La Ley de Regularización, que legaliza de forma retroactiva los puestos de avanzada en Cisjordania considerados ilegales por la ley israelí y que probablemente será derribada por el Tribunal Superior, es un buen ejemplo del tipo de leyes que Smotrich quiere consagrar sin la amenaza de supervisión judicial.

La organización israelí de derechos humanos Yesh Din ha registrado unas cuantas docenas de "leyes de anexión" que ya están en el expediente de la próxima Knesset, algunas de las cuales legislan las partes de anexión o la totalidad de Cisjordania, legalizan el robo de tierras palestinas o simplemente se proponen difuminar la línea verde. En el momento en que desaparezca la amenaza de la vigilancia del Tribunal Superior, el cielo es el límite para Smotrich y el resto de la extrema derecha israelí.

Casi todos los artículos del llamado "Plan decisivo" de Smotrich, que incluye anexar Cisjordania sin otorgar a los palestinos derechos civiles igualitarios mientras los incentiva a abandonar el país, serán eliminados por el Tribunal Superior. Desde su punto de vista, el proyecto de ley de anulación se convierte en una necesidad sin la cual los colonos de derecha no ven el sentido de unirse al gobierno.

Bezalel Smotrich habla a los partidarios del partido Derecha Unida, 9 de abril de 2019. (Flash90)

Aquí radica la gran paradoja. La derecha israelí necesita la ley de anulación para consolidar la anexión y desdibujar la Línea Verde y quiere hacerlo para romper el statu quo, derrotar a los palestinos de una vez por todas. Curiosamente, hasta ahora, Netanyahu ha preferido apoyar el statu quo y evitar la anexión, y anteriormente se había opuesto al proyecto de ley de anulación. Ahora, debido a su necesidad de inmunidad ha cambiado de posición. Esto es lo que une a Netanyahu con alguien como Smotrich.

La anexión es un hecho sobre el terreno.

Los palestinos no tienen miedo de estas políticas de anexión, particularmente porque la anexión ya ha estado ocurriendo. Los asentamientos en el Área C bifurcaron Cisjordania y el Tribunal Superior, que se suponía que debía proteger a los palestinos como pueblo ocupado de acuerdo con el derecho internacional, nunca cumplió su función. Por lo tanto, la anexión no es vista como una amenaza. En el peor de los casos, la situación de los palestinos en Cisjordania se mantendrá tal como está, residentes del territorio que viven junto a colonias en crecimiento. En el mejor de los casos, reforzará el caso de la OLP contra Israel y otorgará la ciudadanía a unos cientos de miles de palestinos.

Pero va incluso más allá: la anexión puede acercar a los palestinos a un solo Estado entre el río y el mar, que para muchos de ellos siempre ha sido un sueño. En otras palabras, la espada de anexión que cuelga sobre los palestinos es vista por muchos de ellos como de doble filo y eventualmente anulará el "Estado judío".

Unos palestinos escalan el muro de separación el primer viernes de Ramadán en el puesto de control de Qalandiya, Cisjordania, 10 de mayo de 2019. (Oren Ziv / Activestills.org)

Aun así, el proyecto de ley de anulación y la inmunidad para Netanyahu son vistos como un ataque a la democracia dentro de Israel. Aparte de los sospechosos habituales entre las organizaciones de la sociedad civil (mujeres y grupos LGBTQ, organizaciones de derechos civiles, ONG palestinas y otros) que ven esto como un ataque directo, ahora estamos presenciando un despertar de parte de la élite israelí, que ha sido hasta ahora cautelosa en hablar en contra de Netanyahu.

Docenas de abogados israelíes, incluidos los principales candidatos no izquierdistas que compiten por encabezar el Colegio de Abogados de Israel, organizaron una conferencia en la que advirtieron de que "el Estado de derecho está en el precipicio" y que amenaza con cerrar el sistema legal. Ciento treinta docentes de leyes de todo el país firmaron una petición según la cual los intentos del Gobierno de desafiar a la judicatura causarán "daños irreparables a la democracia".

El jueves el periódico de negocios israelí Calcalist publicó que un grupo de 100 empresarios, la mayoría de ellos del sector tecnológico, firmaron una petición similar. El partido Azul y Blanco de Benny Gantz, que hizo todo lo posible por no pisotear a nadie durante el ciclo electoral, ahora amenaza con "prender fuego al país" para salvar la democracia.

Es fácil volverse cínico frente a estos llamados a "salvar la democracia israelí", una democracia que casi no existe, en primer lugar cuando se trata de los palestinos. Tampoco la democracia israelí hace mucho para proteger a los grupos de derechos humanos, que han sido objeto de ataques constantes en los últimos años. Es difícil cuestionar el sentido de urgencia que prevalece entre las partes de la élite israelí y su importancia no debe ser subestimada.

La élite está estimulada por la combinación de dos movimientos: inmunidad para Netanyahu y un proyecto de ley de anulación más audaz. Ambos se ven como una violación de las reglas del juego y una concentración de poder en manos de los políticos, especialmente un político. A la élite no le gusta este tipo de situación. Prefiere la certeza, proporcionada por un sistema judicial fuerte. Es mucho más difícil confiar en los políticos, especialmente en el tipo que gobierna hoy.

Así es como un intento de derrotar a los palestinos, o al menos amenazarlos, es visto por muchos en la élite israelí como una amenaza para el juego democrático. Todavía es demasiado pronto para saber cuál será el resultado. ¿Se verá obligada la coalición de derecha a renunciar a parte de su revolución? ¿Irá la élite a la guerra contra el Gobierno?

De cualquier manera, el Gobierno de Netanyahu ha creado una oposición mucho más grande de la que se acostumbraba anteriormente, no solo los palestinos en los territorios ocupados o dentro de Israel, no solo la izquierda radical judía, sino también grandes segmentos de la élite. En la oscuridad actual esto es, al menos, un pequeño rayo de luz.

Este artículo fue publicado por primera vez en hebreo en Local Call. Léalo aquí.

Fuente Original: The right's plan to get rid of Israel's High Court

Fuente: Meron Rapoport, 972mag / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)