2019 · 04 · 17

Las cineastas brillan en el primer festival de cine estudiantil de Palestina

El primer Festival de Cine Estudiantil de Belén incluyó una exposición cinematográfica de mujeres palestinas de ambos lados de la Línea Verde, con películas que abordan el patriarcado, los estereotipos de género y la ocupación.

Estudiantes palestinos en el escenario en el primer Festival de Cine Estudiantil de Belén. (Festival de Cine Estudiantil de Belén)

El Festival de Cine Estudiantil de Belén comenzó la semana pasada, exhibiendo 74 películas de estudiantes de todo el mundo, entre ellas Francia, Argelia, Egipto, China, Siria, el Reino Unido y, por supuesto, Palestina. El evento, el primero de su tipo, fue organizado por el departamento de cine del Dar Al Kalima University College en Belén.

Si bien a nivel mundial el número de mujeres directoras es inferior al 10%, entre los palestinos ese número es igual al de los hombres, estableciendo un récord mundial. Ese equilibrio también se reflejó en el festival, donde aproximadamente la mitad de las películas palestinas proyectadas fueron creadas por mujeres.

"La cantidad de estudiantes varones en la universidad es igual a la cantidad de mujeres, y esto refleja el respeto que los palestinos sienten por los creadores e intelectuales", señaló Saed Andoni, jefe del departamento de cine de Dar Al Kalima. "La sociedad ha llegado a comprender que los artistas son personas astutas que tratan de contar las historias de las personas, su sufrimiento y su angustia".

Las películas dirigidas por mujeres suelen caracterizarse por sus fuertes críticas hacia la sociedad palestina. Algunas de las jóvenes decidieron abordar los problemas sociales y feministas, mientras se alejaban de los explícitos temas políticos.

Andoni explica que, si bien algunas de las películas hechas por estudiantes palestinos fueron recibidas en festivales internacionales de cine, los estudiantes no pudieron viajar ni participar. “Algunos no pudieron obtener un permiso de viaje de los ocupantes israelíes, otros no pudieron pagar los gastos involucrados. Algunas de las familias no permitirían que las mujeres viajaran al extranjero por su cuenta". Como tal, dijo, había una gran necesidad de que los palestinos celebren su propio festival estudiantil," para ofrecerles a nuestros estudiantes la experiencia y mostrarles lo que implican los festivales internacionales".

"Vivimos bajo asedio y no podemos escapar al mundo desde esta cárcel, por lo que trajimos el mundo a nosotros".

La película de Shayma Awawdeh, "Cuarto piso", fue uno de los cortometraje que se destacó. La película cuenta la historia de una estudiante que intenta por su cuenta mudarse de apartamentos en Belén. El apartamento al que se está mudando está en el cuarto piso, y toda la película tiene lugar en el ascensor, mientras la estudiante lleva sus maletas y cajas bajo la atenta mirada de los críticos y curiosos vecinos. Algunos desaprueban su decisión de vivir sola como mujer. Otros no están interesados ​​en su aspecto secular, no tradicional. El estudiante finalmente decide bajar del ascensor y mover sus pertenencias por las escaleras.

Shayma Awawdeh con Saed Andoni, el jefe del departamento de cine de la Universidad Dar Al Kalima.  (Festival de Cine Estudiantil de Belén)

Alaa Dayeh, de 21 años, residente de la Ciudad Vieja de Jerusalén, ganó la mejor película experimental palestina en el festival por su película "Exit".

“Siempre me ha encantado la fotografía y el dibujo. Compré mi primera cámara a los 14 años", comentó Dayeh. “Me inscribí en la universidad para estudiar fotografía, pero descubrí un mundo completamente nuevo. Me di cuenta de que también quiero dirigir y no solo tomar fotos. Quería fusionar el dibujo con la fotografía, y dirigir películas experimentales me ha ayudado a realizar esto".

"Exit" cuenta la historia del cementerio palestino en Jerusalén desde la perspectiva de un fantasma que intenta escapar de su tumba y buscar a otros fantasmas. "He seguido la pista del cementerio durante los últimos siete años", señaló Dayeh. "Me encantaba visitarlo. He visto cómo, con el tiempo, el cementerio desapareció y solo quedan unas cuantas tumbas. Quería filmar un documental pero sentí que no sería la mejor manera de contar la historia, así que opté por el género experimental. Los muertos no pueden defenderse a sí mismos, así que considero que es mi deber moral protegerlos y dar a conocer su existencia".

Para ella, la película es una alegoría de lo que está sucediendo en la vida real: “Las potencias ocupantes tomaron nuestras tierras y nos encarcelaron construyendo un Muro de Apartheid y levantando puntos de control. Incluso los muertos no tienen lugar para existir".

La propia historia de vida fascinante de Dayeh fue documentada por Louay Awad, otra estudiante de la universidad. Hace tres años, el Día de Jerusalén, Dayeh se abrió paso entre los colonos que se presentaron en la Marcha de la Bandera en la Ciudad Vieja con una bandera palestina en una mano y una cámara en la otra. Los soldados rompieron su cámara, y algunas de sus costillas. Dayeh fue arrestada después de enfrentarse a uno de los soldados. Como parte de un acuerdo con la fiscalía, se vio obligada a realizar un servicio comunitario durante un año completo en el Centro Médico Shaare Zedek.

Otra película que se destacó, "La bicicleta rosa", fue creada por Shatha Wazouz, una joven de 22 años de Nazaret. Cuenta la historia de una niña de siete años que sueña con andar en bicicleta, pero su familia le prohíbe hacerlo, ya que teme que pueda perder su virginidad. Con la ayuda de su prima, la niña aprende a conducir sin el conocimiento de su familia, hasta que un día se cae de la bicicleta y se hace daño. La herida se transforma en una cicatriz profunda y emocional; Justo como su familia había temido, su himen se rompe.

Wazouz es la primera estudiante del '48 (dentro de Israel) en asistir a la universidad. Después del divorcio de sus padres, su padre se mudó a Jerusalén, que es como ella terminó en Dar Al Kalima. "Nada se compara con estudiar en tu lengua materna", explicó. "La creación es un esfuerzo emocional, y es muy difícil expresar y discutir tus emociones en otro idioma".

Fotograma del documental "Visit" de Nur Abu Jnayeh.

"Visit", un documental filmado por Nur Abu Jnayeh, de 27 años, se filmó por completo dentro de un autobús de la Cruz Roja, que lleva a las familias de los prisioneros palestinos a las cárceles israelíes, para visitar a sus familiares. La película comienza a las 4 am, cuando las familias son recogidas, y termina una vez que se dejan en los territorios ocupados.

"Quería hacer una película sobre las familias de los prisioneros y no sobre los propios prisioneros, porque hay una tendencia a centrarse en el sufrimiento de los prisioneros, pero nadie habla sobre el sufrimiento de las familias, su sentido de la soledad y el dolor, los acosos, el profundo anhelo y la dificultad para obtener permisos para visitar a sus seres queridos", explicó Abu Jnayeh. “Me he encontrado con niños, de siete años, que han tenido que visitar a su padre por su cuenta porque su madre no pudo obtener un permiso. Quería enfocarme en las mujeres porque somos una sociedad patriarcal y las voces de las mujeres rara vez son escuchadas".

Este artículo fue publicado por primera vez en hebreo en Local Call, puede leerlo aquí.

Fuente Original: Women filmmakers shine at Palestine's first student film fest

Fuente: Suha Arraf, +972 Magazine / Traducción: Palestinalibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org