2019 · 04 · 17

La Justicia de Israel avala la expulsión del representante local de HRW

El Tribunal de Distrito de Jerusalén, en Israel, ha dado luz verde este martes a la expulsión del investigador local de la ONG estadounidense Human Rights Watch (HRW), Omar Shakir, que ha sido acusado de apoyar los boicots contra el Estado judío.

El veredicto ha tenido lugar después de que la organización presentara un recurso para evitar que las autoridades revocaran el permiso de trabajo de Shakir y lo expulsaran del territorio israelí.

No obstante, la corte ha considerado un acto de "boicot" las investigaciones y llamamientos realizados por HRW a las empresas para que dejen de facilitar los abusos en asentamientos israelíes.

La organización ha alertado en un comunicado de que la decisión del tribunal establece un precedente para el resto de organizaciones y trabajadores en defensa de los Derechos Humanos, que podrían ver en peligro su labor. Así, ha condenado la decisión de la Justicia israelí y ha tildado la resolución de hipócrita.

"Israel se describe como la única democracia de la región, pero va a expulsar a un defensor de los Derechos Humanos por su defensa pacífica de los mismos", ha indicado Tom Porteous, subdirector de programa de la ONG.

"La decisión manda el terrible mensaje de que aquellos que critiquen el papel de las empresas en los abusos registrados en los asentamientos israelíes corren el peligro de ser expulsados de Israel y de Cisjordania", ha explicado.

El tribunal ha dado a Shakir hasta el 1 de mayo para abandonar el país. La organización, por su parte, ha asegurado que recurrirá la decisión ante el Tribunal Supremo.

"Las autoridades israelíes deben centrarse en acabar con los abusos de los Derechos Humanos en vez de amordazar a los grupos que los denuncian", ha aseverado Porteous.

El caso de Shakir

El 16 de noviembre de 2017, el Ministerio de Interior de Israel informó a HRW de que, basándose en una demanda presentada en un tribunal de Jerusalén contra el activista, se había iniciado un proceso de revisión del estatus migratorio de Shakir, de nacionalidad estadounidense.

La ONG presentó en enero de 2018 una solicitud para ampliar el permiso de trabajo de Shakir, que expiraba el 31 de marzo. Dos días antes de la fecha límite, el Ministerio de Interior prorrogó el visado un mes a la espera de que se resolviera el trámite. El 9 de mayo, Israel anunció la revocación del visado y su consecuente expulsión del país.

Sin embargo, un par de semanas después un tribunal de Jerusalén suspendió la orden de expulsión dictada por las autoridades israelíes contra el investigador. La sede jurisdiccional ordenó así volver al 'status quo' por considerar que la decisión de revocar el visado estaba basada en "información antigua".

Shakir, que es el director de HRW para Israel y Palestina, ha negado cualquier boicot, si bien reconoció que antes de incorporarse a la ONG participó en el activismo contra las empresas "que violan los Derechos Humanos" en las colonias judías de Cisjordania.

Fuente: Agencia Europa Press