2019 · 04 · 16

Concebir una nueva forma de resistencia

El 24 de junio de 2013, un camión chocó con un autobús en el norte de la Franja de Gaza que transportaba a participantes de un campamento de verano de la Cruz Roja para los niños de prisioneros palestinos recluidos en cárceles israelíes.

Foto de un bebé recién nacido en un hospital en la ciudad de Gaza en febrero de 2018. El bebé, llamado Mujahid, fue concebido con el esperma sacado de contrabando de su padre, un prisionero en Israel. Wissam Nassar Newscom

Fue un horrible accidente que causó lesiones a 25 niños y la muerte de Tariq al-Sakani, de 12 años, hijo único de Ahmad al-Sakani y Shireen al-Atal.

Ahmad tuvo que enterarse de la muerte de su hijo en la prisión israelí, donde estaba desde 2002. Fue condenado a 27 años de prisión por un tribunal militar israelí por su presunto papel en el entrenamiento de combatientes de la Yihad Islámica para llevar a cabo operaciones armadas contra Israel.

Pero si la noticia fue trágica para un padre, ahora de 41 años, que no había visto a su hijo desde que Tareq tenía uno, resultó devastadora para Shireen, de 36 años. Shireen se graduó del departamento de estudios de trabajo social en la Universidad Islámica de Gaza apenas dos meses antes del accidente. La muerte de su hijo la hundió en una grave depresión, dijo a The Electronic Intifada. Se aisló y dejó de comer.

"Huí de la muerte de mi hijo evitando a los demás", dijo Shireen. “Me quedé en casa la mayor parte del tiempo, sin hablar con nadie. Despertar fue una pesadilla para mí".

A medida que su peso disminuía, su familia y la familia de su esposo intervinieron para ayudar. Con el tiempo, Shireen comenzó a recuperarse. Y ella comenzó a considerar seriamente una sugerencia de su esposo encarcelado: Vamos a tener otro bebé.

No se permiten visitas conyugales a los prisioneros palestinos de Cisjordania y la Franja de Gaza recluidos en cárceles israelíes. Y para las familias de Gaza, prácticamente no hay visitas. Con un régimen de permiso de viaje restrictivo, los prisioneros de Gaza solo pueden ver a sus familiares cada dos meses, si es que lo hacen.

La mayoría de los detenidos palestinos se encuentran recluidos en cárceles en Israel, en contra del derecho internacional, que estipula que las penas de prisión dictadas por una potencia militar ocupante deben cumplirse en el territorio ocupado.

Los recién llegados

Ahmad había leído sobre un prisionero de Nablus que logró con éxito sacar de la cárcel algunos de sus espermatozoides. Usando la fertilización in vitro, o FIV, Ammar al-Zaban y su esposa Dalal tuvieron un bebé en 2012.

Ahmad sugirió a Shireen que lo intentaran de esta manera también.

"Nunca pensé que tendría que pensar en tal cosa", dijo Shireen. "Pero cuando Tariq murió no tuve otra opción. Tuve asesoramiento durante tres meses para prepararme para la FIV ".

La familia no dijo cómo sacaron de contrabando el esperma de la cárcel, pero Shireen dijo a The Electronic Intifada que en total le costó a la familia 7.000 dólares. A finales de 2014, acompañada por su madre y su suegro, recibió tratamiento de FIV en el centro de fertilidad al-Basma, en la ciudad de Gaza.

El 20 de julio de 2015, Shireen dio a luz a mellizos, un niño y una niña, Mutaz y Sawar.

"Cuando abrazé a los gemelos por primera vez, sentí que la vida regresaba a mi corazón", dijo Shireen sobre los nacimientos.

Ella dijo que estaba preparada para las dificultades de criar a dos hijos sola y reconoció que se perderían a su padre que no estaba allí.

"Lo que sea que haga, no podré compensar a mis hijos por no tener un padre en sus vidas", dijo Shireen. Shireen también quería enfatizar que lo que ella y Ahmad habían hecho tenía una dimensión política.

"Contrabandear esperma para tener hijos mientras mi esposo está en prisión es el mensaje más fuerte de él a su carcelero de su amor por la vida y su rechazo de todas las restricciones inhumanas".

Números

De acuerdo con Riad al-Ashqar, portavoz del Centro de Estudios de los Prisioneros Palestinos, 49 prisioneros palestinos lograron engendrar hijos con éxito sacando el esperma de contrabando.

De estos, 40 son prisioneros de la Cisjordania ocupada y nueve son de Gaza.

Al-Ashqar dijo que La práctica ha enfurecido a las autoridades de la prisión de Israel. Las autoridades penitenciarias han tratado de detenerlo mediante el aumento de registros de celdas y visitantes. Se han frustrado varios intentos y se han descubierto varios métodos, entre ellos ocultar el esperma en envoltorios de dulces o cajas de galletas.

Pero la práctica continúa y está siendo tomada por familias de prisioneros, como Shireen, como una forma de resistencia.

Niños familiares de presos detenidos en cárceles israelíes se manifiestan por su liberación en el cuartel general de la Cruz Roja en Gaza en 2013. Los carteles representan a Tariq al-Sakani, quien murió en un accidente de tráfico a los 12 años de edad, después de haber visto a su padre encarcelado una vez. Majdi Fathi Newscom

Al-Ashqar dijo que entre el 30 y el 40 por ciento de los prisioneros están casados. El hecho de engendrar hijos es una manera importante de que sientan que están viviendo una vida.

Y el contrabando de esperma para el tratamiento de FIV es un método que intentan cada vez más. Salem Abu Khaizaran, jefe del centro de fertilidad de Razan en Nablus, que supervisó el tratamiento de la familia al-Zaban, dijo a The Electronic Intifada que el centro ha congelado el esperma de varios prisioneros en condiciones para cuando decidan usarlos.

La tortuosa ruta hacia la FIV también expone los dobles estándares israelíes: aunque a los prisioneros palestinos no se les permite ningún medio legal para tener hijos, los prisioneros israelíes no enfrentan tales restricciones, incluso algunos que han cometido asesinatos especialmente violentos.

A Ami Popper, quien en 1990 mató a siete obreros palestinos de la construcción, se le ha permitido casarse tres veces, tener tres hijos y recibir permiso de la prisión para ver a sus familiares.

El primer bebé de Gaza

Tamer al-Zaneen y Hana no habían estado casados ni ​​dos meses cuando las tropas israelíes capturaron a Tamer en 2006 y fue condenado a 12 años de prisión por ser miembro del ala militar de la Yihad Islámica.

Después de la sentencia de Tamer, algunos amigos y familiares trataron de convencer a Hana, ahora de 31 años, de que sería perfectamente comprensible para ella divorciarse para poder formar una familia. Ella lo rechazó. En cambio, Hana le dijo a The Electronic Intifada que se había enfocado en terminar su educación, graduándose en derecho islámico de la Universidad Islámica en 2009.

Cuando Hana se enteró del exitoso esfuerzo de la familia al-Zaban para tener hijos, comenzó a pensar en ello y discutió la idea con su esposo y su familia. Todos fueron solidarios y comenzaron a recaudar fondos.

Como en el caso de Shireen, necesitaban recaudar 7.000 dólares.

“Acordamos en cómo sacar el esperma de la cárcel. El día designado, esperé ocho horas hasta que llegó a mi casa”, dijo Hana a The Electronic Intifada.

Fue directamente al centro de al-Basma, donde el esperma fue congelado inmediatamente para mantenerlo viable. El proceso de FIV tuvo éxito la primera vez. El 10 de enero de 2014, Hana dio a luz a Hasan, el primer hijo de un prisionero en Gaza que fue concebido de esta manera.

A medida que tales procedimientos se vuelven más comunes, se sigue un cierto protocolo social, tanto con fines legales como sociales, dijo a The Electronic Intifada Baha al-Ghaleini, jefe del centro al-Basma.

Libertad

El 5 de noviembre de 2018, Israel liberó a Tamer, ahora de 33 años. A los cuatro años, Hasan finalmente se encontró con su padre.

"Cuando lo abracé por primera vez, olvidé todos los años de tortura y sufrimiento", dijo Tamer. De hecho, contó a The Electronic Intifada, su estancia en prisión se hizo más difícil después de que las autoridades de la prisión israelí supieron que había engendrado un hijo.

“Cuando se enteraron, me castigaron con tres semanas de aislamiento. Además fui sometido a una investigación intensiva y prohibieron que los visitantes me vieran. No vi a mi hijo hasta que fui liberado".

Fue duro, admitió, pero valió la pena. No solo tiene un hijo, "derroté a mi carcelero", dijo Tamer. "Animo a todos los prisioneros con sentencias largas a seguir mi ejemplo".

Al igual que con Hasan, las autoridades israelíes han impedido que los gemelos de 4 años, Adam y Karam, vean a su padre.

Nacidos después de un procedimiento de FIV con esperma de contrabando de Saleh Khadoura, de 40 años, los gemelos tuvieron que esperar hasta marzo de este año para encontrarse con su padre por primera vez. Antes de eso, dijo Saleh, Israel había rechazado repetidamente el permiso para que los niños lo visitaran debido a la forma en que fueron concebidos.

Pero la sentencia de 14 años de cárcel de Saleh terminó este año y fue liberado el 7 de marzo.

"Hoy me siento victorioso", dijo Saleh a The Electronic Intifada. "Estoy abrazando a mis gemelos. Un día les contaré a mis hijos el viaje que emprendimos para traerlos a este mundo y cómo vencimos a la ocupación".

Acerca del autor: Hamza Abu Eltarabesh es periodista de Gaza.

Fuente Original: Conceiving a new form of resistance

Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, Electronic Intifada / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)